viernes, 19 de diciembre de 2008

Versus Nihilismo


Han pasado los días y no llegaron los miedos eternos a los que siempre hemos temido.
se han sumido las pocas posibilidades, de eventos desastrosos.
nos hemos quedado como unos completos deslumbrados por tanto tiempo pérdido.
pero aún, cuando la inunda bofetada de ignorancia ha soplado trás nuestra venta.
sabemos que el margen, y la cordura son el elemento básico de el existencialismo.
para mi y para unos cuantos, nunca muere dios, ni ayer ni hoy ni mañana.
no quiero desgastar mi emoción, al matarlo, para comprender, que mas allá del bien y del mal, existe una ignorancia absoluta sobre los conocimientos de la filosofía de mis hermanos, de los tratados soiciales con los que los pueblos y las culturas han crecido, pues al final de cuentas, todo emerge en base a los tiempos, somos enemigos de un diestro destino al que la humanidad aborda y descontinua con sus juegos de intriga, y política barata. Hemos dado la tregua de que muchos, y algunos pocos, de los tantos hombres que subsistimos de esas vírgenes, haremos el más cuerdo de los tratados por subyacer que el camino del conocimiento puro, es aquel que se contrae entre la sintesis de la compresión dimensional de nuestro cuerpo con el universo, de la mágia mística que implica el arte y las geometrías en nuestra naturaleza.

porque tú has abierto los ojos y él los ha cerrado
porque tú deseas abrazar un corazón y él sabe cómo entregarlo
porque tú encuentras y él busca... o, tal vez, él encuentra y tú buscas
porque tú amas la muerte y la muerte lo ama a él
porque el lado oscuro de tu corazón tiene nombre de canción y él es oscuro como un tango
porque hay miles de cosas que no te dijeron nunca y él las sabe decir mejor que nadie
porque tú vuelas y él ... y él te hace volar...

Y de boleros y tangos, componemos una canción, como lo ancho que puede ser a cintura de una peliroja bien formada, y afrontada. La mujer en busca de la iluminación de sus necesidades básicas, de un hombre a su lado que la haga sentir viva, pero a quién no le gusta eso. Las mujeres y nosotros, los hombres, somos tan parecidos en nuestra sed de amor, pintando en mil formas y sabores. Unos componen y otros oran, es ejercicio próximo al arte, o a aquello que sujete a la concepción divina de unirnos mutuamente y de verdad. Neko Case, y la descomposición de un disco de verdades, de narraciones robadas de algun bar de country en la carretera. On the road, que caminando terminas encontrando y apodando como el zorro (the fox). Melodías de una mujer desesperada, de un hombre sin escrúpulos, o de las cosas al revés, canciones con hambre con destellos de mala soledad, a punto eterno de extinguirse.

Neko Case

Me siento como Darío Grandienetti y Neko Case juntos, sentados, oyendo a Ella Fitzgerald, y leyendo algo de capote, música para dormir, y volver a despertar.