sábado, 10 de julio de 2010

La Felicidad Trae Suerte

Sustraído de la columna de Lo Que Hay Que Ver" - El Pregonero", Julio 10,2010

La Felicidad Trae suerte


Cuando comencé a escribir, alrededor de los 10-12 años, noté en mí una felicidad enorme por hallar en las letras, un escape diferente y afortunado, de todas esas emociones y chispas mágicas que rondeaban mi cabeza. En ése entonces, escribía sobre lo que sentía sobre la gente, un espíritu de rebeldía, de ira y muchas veces de Tristeza. Fui un niño muy disciplinado, pero poco social, y con artos enredos emocionales, de esos que no permiten que la felicidad llegue a tu casa. La adolescencia me cambió mucho, y me hizo más fiel a sonreír, aunque me estuviese muriendo por dentro. Aprendí a sonreír por mi mamá, siempre me decía que sonreír era el mejor modo de atraer lo bueno, y así es, sonreír me trajo las cosas más chingonas en mi vida.

Mike Leigh, es un director de Cine nacido en Inglaterra, en la atmósfera cinéfila es un realizador respetado, y consolidado por películas como “Secretos y Mentiras”, que le han dado mucha fama en su país y en el viejo continente. Para su más reciente Película, Leigh, aborda algo completamente diferente a todo lo que ha hecho. Siempre manejando Dramas, y juegos psicológicos que han hecho de él, un maestro del guión y la cámara, el tema ahora es –La Felicidad-. Es común que en las comedias el tema central sea la prosperidad, de esos juegos que terminan entendiéndola, o valorándola aún más de lo que es. Para “La Felicidad Trae Suerte” – (Happy-Go-Lucky), la prosperidad y la alegría, ahora son las cosas que está de moda buscar. Si no eres feliz, no tienes onda.

Para Poppy, sonreir es una meticulación más que conforma el pan suyo de cada día. Ella, una joven profesora de primaria, divertida, alegre y bondadosa, un alma libre que anda por la vida, sonriendo y brincando, vive entre muertos, entre gente molesta con su trabajo, con su vida, y con un pesimismo que escurre hasta las banquetas. El robo de su bicicleta la orilla a tomar clases de manejo, mismas que harán conocer a un escurridizo y frío maestro de manejo, que molesto con todo, pretende combatir la alegría y desmesura de Poppy, cosa que no logra, pues terminará aprendiendo, más de lo que él le pueda enseñar en unas cuantas clases de manejo. Happy-Go-Lucky, es una risueña comedia sobre la poesía de la Alegría, a través de un nítido personaje que refleja la propia prosperidad a la que aspira la mayoría de la gente, muy a pesar de sus problemas y sus conflictivas vidas. Mike Leigh, hace tributo a lo que orgánicamente se produciría como, “hablar de cosas, para incentivar las cosas buenas”, nunca cae mal ver cine, que nos motive a ser felices, y que mejor, que películas como estás, que al finalizar, terminas convirtiendo en parte de tu vida, o mejor aún, en parte de ti. ¡Sonríe!