sábado, 7 de septiembre de 2013

Paréntesis.

Estoy sentado frente a la PC, bajo el reloj encima, con una columna que resiste todo, hasta el estrés generado por las tormentas, llenas de rayos y agua. Entre los sentimientos que fluyen, existe el primero de todos, aquél que me surmerge en la preocupación de ¿que será de nosotros?.

La historia es muy sencilla, un chico que busca sueños, y navega bajo ciudades grandes,  para encontrarlos y es que los sueños, sueños son. Frente a la notoriedad del momento, se presentan personajes que vienen de una galaxia llamada 30's, cuyo mundo ha sido recorrido bajo la espontaneidad, bajo una vida difícil que se configura para alinear todo y llegar a la sabiduría notoría de un ser que se ha reinventado, que ha optado por volver a la originalidad, aquella que Gaudí, mira como espejo de lo bello, donde nace y muere todo.

Y ante tal escenario, se mezcla el mismo ruido de este país que vacila entre querer devorarse a sus hijos, pocos lo miran como es, otros tanto intentan dialogar para poderlo cambiar. Se mira también el coraje para poder vivir, para hacerlo como único prioridad al día siguiente.

Entre el guión, la rutina de lo prohibido, los días enteros en la escuela, y el descuidado miedo a no quererse quedar solo. Por la mañana, bajo ese tímido reflejo del chico veinteañero, se logran aparecer pequeños destellos de lucidez que confirman datos, tras ese joven, se muestra lo hábil y sabio que es no saber nada y estar incrédulo ante todo.  Se balancea entre noches que ahora son solitarias, entre discusiones por no aceptar la vida que nos ha tocado vivir.

Para después de todo esto, queda un recuerdo que perdura como real, es esta noche, infinita y larga, la que nos transporta a los mejores escenarios de aquellos intentos por lograr saciar el hambre de vivir.

Se ha mirado un desfile de personas que han entrado y salido de este guión, para generar la provocación de toda reacción que fomente un nuevo hilo. Ha habido amor fallido, y golpes al corazón, golpes al estado. Miradas, confusiones, y citas que terminando siendo un suceso, todo eso incluido bajo la timidez de hacer mucho con poco.


Miro con detenimiento todo, por que es algo que ocurre pocas veces en la vida, como aquel 31 de diciembre de 99, como un 20 de diciembre de 2012, como un 14 de diciembre de 1990.

Allí está el personaje que intenta salirse de un libreto que nadie ha escrito, allí está la emoción en pleno momento de brillantez, allí estan los sentimientos, de seres humanso, de un extarnjero de galaxias lejanas, de un pequeño hombre, en la búsqueda de hallar un camino con certezas, y sensaciones que nutran al alma y corazón.

Quisiera dedicar la mejor canción del mundo, para no emprender un protagonismo a este sentimiento que tengo, quisiera dedicar esta canción, para decir lo mucho que vuela la cabeza en estos momentos.



Sigur Ros - Ágaetis Byrjun.

4 comentarios:

malecón dijo...

si hay comentario, pero no escuchas!

malecón dijo...

De lo más Mexicano que yo conocí.
Un buen escritor, casi excelente, que llena sus blogs con sus venturas. Que está por los nubes con su perrito, con sus sueños de ser un día, y pronto, un gran diseñador. Uno que no conoce reglas ni normas, no sabe ordenar su vida, que se pierde en sus sueños. Escribe de mi en su blog, escribe cosas bonitas, pero en su blog, en el cloud, en la nube de todos, en el aire. Está lejos, casi en los cielos, entre o en nubes, nubes que esconden su ser, sus deseos, sus ganas de estar cerca, más cerca. Pero lo que busca, no está por las estrellas, anda por la tierra y espera su llegada.

malecón dijo...

como te he querido decir antes,hablas mucho, como ese Charlie que vivia cerca de ese río, que no sabía alarjarse de su pasado? En realidad dices poco. ¿Quien se interesará en tus relatos de gente desconocida en un pueblo desconocido, donde lo más importante es el colapso del puente. Quien se interesará, si no yo? Dime.

Richard Guzmán dijo...

Y yo, no te adelantes.