lunes, 23 de septiembre de 2013

Bienvenido el futuro

Ode to Viceroy - Mac DeMarco

Después de muchas pausas retomar el blog, ha sido una tarea muy difícil desde ya hace varios meses, han sido varios los intentos por querer revivir este espacio que por mucho tiempo albergó sueños y aventuras de lo que era y fue mi muy cercana vida, la que yacía por aquél pueblo, y en su inicio por esta ciudad. No hay mucha diferencia desde entonces, mas aquella que ahora nos distancia de lo que hemos mejorado y renovado, estoy sin duda en un momento importante, pero para eso ya habrá tiempo que hablar, por lo pronto, veo de manera urgente redacar lo que sucede de manera oportuna por el hilar de esta maquina pensando, por que muy a pesar de la pretención, puedo estar seguro que hay una historia que puede contarse, y que de a pronto estaría como el mejor de los ejercicios que yo pueda tener en mi vida, el poder contarla, como aquél viajero que narra todo en un diario de notas.

¿cuanto tiempo ha pasado ya desde entonces? quizá varios meses, lo interesante de todo esto es que han sido meses que se han percatado de esta viaje sumiso a la aventura, a la guardia que invade la noche, que recurre la mañana, que emane cualquier momento de juventud alocada por ser algo, por ser alguien.

2013 ha sido importante en un principio, por que he retomado la rienda en medio de la soledad. Cercano a mucha gente que me quiere, he contemplado un momento oportuno para realizar cosas, para emprender metas, no es fácil cuando vienes con una mentalidad un poco destruida por la enérgica música, la desilución, y el recorrido, que puede llegar a ser fascinante y a su vez decepcionante. Cada instante es un regalo bastante cercano, es algo que nos da la oportunidad de actuar, pero es curioso que todo esto que ha sucedido (en estos meses), ha pasado como si fuera parte de una gran historia.

Hay escenas que repentínamente quedarán en la memoria, quisiera enumerarlas para no olvidarlas, hay muchas y en variadas fechas, cada una en un momento que distintivamente marcó el vínculo perfecto para el recuerdo, como aquella fiesta con Ismael, Mariel, y varios, (casi todos, mas bien... todos), mis amigos de Misantla, estaban todos. Richard, Rodolfo, Williams, David, Geyser, Ismael), el momento en el que fuimos a la playa con las chicas en su carro, donde ese chico me tocaba las tetas intermitentemente, era confuso que a un momento tu generes algo en alguien, en alguien que a bien podría llegar ser propiamente conflictivo.

Tambien recuerdo mas fiestas, en casa de Williams, cuando Ismael pasaba a traerme con su auto para ir rumbo al Pozón y darse un buen joint, estando igual con emmanuel, largas tardes, de música, pero a su vez, de un elixir para liberarse.

Por las tardes (casi todas las tardes), andaba por el río que en diferentes ocasiones me dió memorias, una de ellas con el mejor de los sasones, intentó penetrarse a mis ojos, era una luz al fondo, y un pájaro que reflejaba el entorno, era la ocasión número dos cuando volví a ver a Karen, mientras aquél pájaro se alejaba solo miraba a Rodolfo y a ella, y reflexionaba.

De igual manera manejo cansado en bicicleta, cuando después de mucho tiempo, me he ido a dar la vuelta por todo Misantla, he caminado y he recorrido. han sido días para poder entender mucho.