sábado, 12 de noviembre de 2011

Un sábado de Noviembre

Ayer por la noche he salido a beber con unas amigas, con 3 féminas que desataron ciertos consejos juveniles sobre la delicada y sobre todo, sobre producida obra que es mi vida. Platicamos de como las relaciones deben ir a su paso, y de que hay algo que nos puede salvar de la muerte, llamado madurez. Para el día de hoy, el negocio de las caras sonrientes no funcionó, todo el día en la cama, viendo vídeos de youtube, y generando catarsis en malos viajes, ese el problema para que mi vida funcione de una manera cuerda, que pienso en muchas cosas negativas que al final terminan siendo un error.

Mi casera cumplió años, y nos invitó de su pastel, entre la vieja escuela y el modernismo juvenil, hablamos de como Paul McCartney, les marcó su vida, y como esa delicada línea entre estar cuerdo, y sobrio puede destruirse. No sé que sucede con la dirección de mi vida, lo único sí sé, es que hoy dormiré más tranquilo