domingo, 26 de junio de 2011

Najwa




Llego tarde como siempre, ya lo ves.
¿Qué hora es?
No quiero contarte lo mismo una y otra vez.
Hablo poco,
bebo más de lo debido.
No digo nada,
todo en mí parece repetido,
y ahora siento que tienes cara de otro.
Solo quiero estar callada,
te veo fuera de foco,
y te esfumas poco a poco,
como el humo de un cigarro.