lunes, 22 de abril de 2013

El regreso

Hoy 22 de Abril, como si fuera poco, quiero volver a tener esa vieja costumbre de postear de prácticamente todo lo que pasa por la cabeza, sin contar las buenas y malas anécdotas que esto lleva, un buen amigo me ha dicho que mi vida tiene para hacer un libro entero, en efecto, a veces pareciera que estoy amarrado a una pluma y un papel, que denota lo mucho que caben las palabras en las experiencias que he pasado, pero lo hago mas como un modo de querer conocerme a mi mismo, un diálogo para ver donde quedó eso llamado hoy.

Mis días recientes, por obvias razones, me han hecho volver a escribir, pensando en que tengo muchas cosas que entregar en la universidad, mucho que retomar para poder volver al camino, han sido los años mas raros, y dimensionalmente sabios para poder aprender de mis errores y las locuras que estos hacen y atentan para mi discutida mente.

Pasando de que he roto amistad con gente que no ha pasado una prueba eficaz contra los termómetros, allí donde todo pasa, estoy yo junto un grupo de sueños, a veces confuso yo a veces confuso el cielo que los mira, cambios de papel para poder renovar con quien y como te conectas al mundo.

Al final de cuentas estoy entero, ahora con problemas existenciales, que se arrojan en una hoja de papel reticulado, un papel virtual, en donde también saco todo eso que hay dentro de mi cabeza (sí la discutida por todos los demás problemas que en algún momento mencioné. Con un poco de duda sobre como ha pasado el tiempo, y como he cambiado, me han dicho gordo en un par de ocasiones, y pensar que eso no simboliza nada sobre el autoestima de este joven emprendedor, supuse que era correcto hacer un balance. Aquí ante todo, hemos estado viviendo, sin dejar demasiada huella.

Me despierto con la intención de solo acabar, quiero que todo esto pase, y demás anatomía de una fatiga sobre el mundo, ha pasado ya tanto tiempo, sin hacer todo esto que me transformó en lo que soy, quizá escribir sea el ejemplo mas fascinante para poder entender al mundo, a su gente y a todo aquello que lo acompleja, y lo disuelve, escribir como un ejercicio de renovación, de organizar los libros mentales, que hemos trazado junto con un montón de gente mas.

La vida es corta, aquí y allá dura lo mismo, pienso que no habría algo mas extraordinario que escribirla y dibujarla, a través de los ojos del mundo espía, através de un blog que ha tenido historia, y mucha, un pequeño paseo a la vida de un desconocido, un exhibicionista de su mente, y de lo que inquieta. Nada como darle vida a eso que aún nos mantiene encendidos.